Spanish
English
Acceder Registro
Los incentivos fiscales en el Paraguay

Los Incentivos fiscales en el Paraguay para inversiones de capital de origen nacional y extranjero se han convertido en uno de los mejores de la región.

La Ley 60/1990, dispuso desde hace 24 años, en el Paraguay, un régimen de incentivos fiscales para la inversión de capital de origen nacional y extranjero que, fue confirmado con la promulgación de la reciente Ley 5061/2013, por lo que su vigencia ha llegado a un nivel de plenitud, que concuerda con lo que podríamos llamar “la primavera empresarial paraguaya”.                                                        

El objeto de la Ley es promover e incrementar las inversiones de capital de origen nacional y/o extranjero, para lo que se prevén beneficios de carácter fiscal a las personas físicas y jurídicas radicadas en el país, cuyas inversiones se realicen en concordancia con la política económica y social del Gobierno Nacional.

Para alcanzar los beneficios de la Ley, las inversiones deberán revestir alguna de las siguientes formas: a) en dinero, financiamiento, crédito de proveedores u otros instrumentos financieros, en las condiciones que establezca el Poder Ejecutivo; b) en bienes de capital, materias primas e insumos destinados a la industria local, para la fabricación de bienes de capital, establecidos en el proyecto de inversión aprobados por Ley; c) en marcas, dibujos, modelos y procesos industriales y demás formas de transferencia de tecnología susceptibles de licenciamiento; d)en servicios de asistencia técnica especializados; e)     en arrendamientos de bienes de capital; y, f) otras formas que el Poder Ejecutivo determine.

¿De qué beneficios estamos hablando?

                        Algunos de los beneficios otorgados por la Ley, consisten en la exoneración de los siguientes tributos: tributos fiscales y municipales que gravan la constitución, inscripción y registros de sociedades y empresas; en la exoneración total de los tributos de cualquier naturaleza que gravan la emisión, suscripción y transferencia de acciones o cuotas sociales; exoneración de los impuestos  que gravan los aumentos de capital de sociedades o empresas y la transferencia de cualquier bien o derecho susceptible de valuación pecuniaria que los socios o accionistas aporten a la sociedad como integración de capital, y los que gravan la emisión, compra y venta de bonos, debentures y otros títulos de obligaciones de las sociedades y empresas, que se encuentren previstos en el proyecto de inversión; en la exoneración total de los gravámenes aduaneros y otros de efectos equivalentes, incluyendo los impuestos internos de aplicación específica, sobre la importación de bienes de capital, materias primas e insumos destinados a la industria local, previstas en el proyecto de inversión, entre otros varios beneficios.

Estos beneficios tendrán duraciones distintas pero altamente rentables y podrán llegar, incluso hasta una reducción del 50% del Impuesto a la Renta, en caso de inversión de utilidades netas sujetas a renta.

10 años

Inversiones que provengan de recursos de repatriaciones de capital, o cuando ellas se radique en áreas de preferente desarrollo determinadas por los planes y programas elaborados por la Secretaría Técnica de Planificación

7 años

Inversiones provengan de incorporación de bienes de capital de origen nacional.

            

Co-autores