Spanish
English
Acceder Registro
Franquiciar o no franquiciar, he ahí la cuestión

En Paraguay la utilización del contrato de franquicias va creciendo. A qué se debe esto?

A pesar que en Paraguay este esquema de negocio está todavía en estado de desarrollo, se ve un fuerte avance en los últimos tres años, en especial de empresas paraguayas que multiplican sus marcas haciendo uso de sus ventajas, tanto a nivel local como en el exterior.

Compañías paraguayas con éxito fuera de las fronteras nacionales, en el sector textil, alimenticio o de servicios de pagos en línea, spas y centros de tratamientos corporales, dan testimonio que las empresas paraguayas son hábiles embajadoras del notable momento económico que vive el país.

Desde la consultora S&N afirman que, en Paraguay, uno de los temores que se mantienen, con relación a las franquicias, por parte de los empresarios es que la marca baje su competitividad en manos de otras personas.

Asimismo, afirman que existen entre 40 y 50 marcas paraguayas ya franquiciadas que operan dentro y fuera del país y que unas 130 a 150 marcas extranjeras vendieron sus franquicias en Paraguay.

Algunas reglas básicas a tener en cuenta, sugieren, en primer término, un estudio de mercado de la empresa que se va a franquiciar, diferenciar perfectamente el contrato de franquicia del contrato de distribución, debido a que, usualmente, surgen confusiones en este sentido, para luego, proceder a la comercialización de la franquicia con una empresa franquiciadora capaz de desarrollar el negocio de una manera totalmente protegida y, finalmente, administrar la red de franquicias.

En el Paraguay, el contrato de franquicia es un contrato atípico y nominado, suscrito por dos partes, el franquiciador y el franquiciado, por el que el franquiciador cede al franquiciado, el derecho a la explotación de un determinado sistema para comercializar ciertos productos y/o servicios, todo ello a cambio de una contraprestación económica.

El contenido esencial del contrato está determinado por tres elementos que caracterizan a la franquicia y sirven para diferenciarla de otras figuras afines: a) MARCA: El uso de una denominación o rótulo común y una presentación uniforme de los locales y/o medios de transporte objeto del contrato. b) KNOW-HOW: La transmisión al franquiciado de un Know-How (o conjunto de conocimientos o procesos prácticos verificados por el franquiciador y fruto de su experiencia. c) APOYO CONTINUADO: La prestación continua por el franquiciador de asistencia comercial y técnica durante la vigencia del acuerdo de franquicia.

Por su parte, los contratos de Distribución, Agencia y Representación, se encuentran regulados por la Ley 194/1993, y dichos acuerdos se circunscriben a la promoción, venta o colocación de determinados productos pertenecientes a fabricantes o firmas extranjeras con relación a personas físicas o jurídicas domiciliadas en el país.

Co-autores