Spanish
English
Acceder Registro
Más seguridad jurídica con posible ley de garantía a las inversiones

Los empresarios consideran “muy importante” que el país pueda contar, lo antes posible, con la nueva ley de garantía a las inversiones, que ya tiene media sanción en el parlamento. La gran importancia de esta normativa es que mediante la misma se estará mejorando, por fin, la tan  ansiada seguridad jurídica al inversor industrial, especialmente al extranjero.

Las estadísticas de los últimos diez años sobre inversiones en el país han demostrado un importante crecimiento, a partir de los incentivos fiscales y otros beneficios establecidos en leyes especiales. Hay ejemplos de logros alcanzados en torno a Ley 60/90, que establece el "Régimen de incentivos para la importación de bienes de capital y exenciones tributarias para la industria", como también la Ley Nº 1064/97, del "Régimen de Maquila de Exportación". También cada año se incrementa considerablemente el número de proyectos aprobados en el marco de la Ley 60/90, de los cuales el 70 por ciento son nacionales y 30 por ciento corresponden a extranjeros. A la par, también está vigente el régimen para pequeñas y medianas empresas (mipymes), que son las principales en el país.

Pese a este panorama fértil y atractivo para las inversiones, el presidente Horacio Cartes está apurando la sanción en el Congreso del proyecto de ley de "Garantías para las Inversiones y Fomento a la Generación de Empleo y Desarrollo Económico y Social". Actualmente este proyecto ya fue aprobado en diputados y se encuentra a la espera de la aprobación en la cámara de senadores.

Uno de los principales incentivos de esta nueva normativa es que dispone la invariabilidad impositiva del impuesto a la renta que grava la actividad desarrollada por la empresa beneficiaria, por un plazo de hasta 10 años. En caso de que la inversión sea superior a los US$ 100 millones, el plazo de invariabilidad del impuesto se puede extender a 20 años. Adicionalmente establece que l conversión de la moneda “se efectuará al tipo de cambio más favorable que los inversionistas sujetos a este ley pueden obtener”.

Este nuevo proyecto de ley, que se suma a los demás regímenes de fomento a las inversiones, tales como la Ley 60/90, Maquila y de Zonas Francas, se orienta a la captación de inversiones de capital nacional y extranjero para su aplicación en proyectos productivos en nuestro país, con el objeto de dinamizar la economía y contribuir con el desarrollo sostenible mediante la generación de nuevas fuentes de empleo, crecimiento de la industria e incorporación de tecnología.

Co-autores